Nacional

¿CÓMO CREERLE A LA DIRIGENCIA DE ESTE GOBIERNO?/ Ramón Álvarez/ Aporrea.org

Todo es un engaño permanente e improvisación, nos anuncian cosas para tratar de calmarnos, pero en lo real, nunca llegamos a ver la luz al final de este túnel tan oscuro y horrible.

Los hechos hablan por sí solos, la hipocresía se ha apoderado de estos gobernantes.

Los hechos hablan por sí solos, la hipocresía se ha apoderado de estos gobernantes.

Los días pasan y los anuncios de voceros del gobierno para enfrentar y solventar la crisis socioeconómica crecen, sin embargo, estos mensajes quedan en promesas, en palabras que se desvanecen al paso de los días, sin cambiar la realidad, la cual se torna cada vez peor para ese pueblo humilde que vive de su trabajo. Aunque la burocracia “roja rojita” trata de tapar su ineficiencia con su “guerra económica” y además nos muestran a través de sus medios de desinformación una realidad ajena a la que se vive en la calle, el pueblo se agota al no ver respuestas concretas en el transcurso de estos tres años, las cuales hayan permitido superar esta fuerte adversidad de la manera más oportuna y muchos empiezan a darse cuenta, que de existir ese fantasma de la “guerra económica”, igual este gobierno ha resultado incapaz por no haber logrado su derrota y al permitir que esta problemática se haya extendido por un tiempo tan prolongado.

Me resulta tan difícil creerle a una dirigencia que carece de escrúpulos y de sentido común, que además nos tratan como tontos, al pretender que nos traguemos todos sus pretextos, ya que para ellos, si somos personas poco razonante será mucho mejor, sólo quieren que estemos dispuestos a aplaudir y a twittear cuánta tontería se les ocurre para hacernos creer que somos parte del show.

Cómo creerle al Presidente Maduro que se sustituirán las importaciones para estimular la producción interna, si la burocracia que dirige este país es la primera en derrochar los recursos en importaciones innecesarias, sino observemos las cuantiosas camionetas “Four Runners” que son parte de las caravanas tanto presidencial como la de ministros y gobernadores, cuando años atrás el Presidente Chávez había cuestionado esos gastos excesivos en flotas de carro, que cabe resaltar todos son importados e igualmente las motos de alta cilindrada. ¿Qué pasó con la ensambladora de vehículos Tiuna ubicada en Fuerte Tiuna? Porque no se repotenció esa ensambladora para que aumentara su capacidad productiva y llegara a otros niveles de ensamblaje como: vehículos para dotar las policías del país y carros para funcionarios gubernamentales y así se hubiera evitado todo ese despilfarro que ha podido ser utilizado en medicinas o dotación de equipos médicos en los hospitales del país.

Pero como creerles, si además, en años pasados nacionalizaron tierras y estatizaron empresas de alimentos para garantizar una soberanía alimentaria y resulta que nos han engañado y, hoy por hoy, la dependencia alimentaria es impresionante, y si no me creen revisen los productos que se expenden en los Mercal o PDVAL, la mayoría de estos provienen de países como Brasil, Uruguay o Argentina, destinando buena parte de las divisas para pagar estos productos, cuando en el país contamos con tierras muy fértiles para producir los alimentos que demande la población.

De tal manera, que este gobierno tiene un importante peso y responsabilidad en la falta de alimentos que tenemos en la actualidad, ya que las tierras nacionalizadas deberían estar surtiendo de materia prima a las fábricas productoras de alimentos que fueron estatizadas y estas últimas deberían estar produciendo más y funcionando mejor que en las administraciones pasadas, pero la realidad es otra, sino, porque no conseguimos café y azúcar en los anaqueles de los mercados, rubros que están bajo un control, casi, total del Estado.

Aprovechando el tema de la escasez de alimentos, ¿Cuántos días tendrá un mes para el actual Ministro de Alimentación Carlos Osorio? Quién prometió en el mes de junio, en una entrevista en el programa de José Vicente Rangel, que en un mes se solventaría el abastecimiento de alimentos en el país. Y es allí mi interrogante de como creerles, si todo es un engaño permanente e improvisación, nos anuncian cosas para tratar de calmarnos, pero en lo real, nunca llegamos a ver la luz al final de este túnel tan oscuro y horrible.

¿Qué pasó con la fábrica de pañales “Guayucos” ubicada en el estado Zulia que fue inaugurada en el 2008? ¿Qué pasó con la fábrica de bicicletas “Atómicas”? ¿Por qué tanto los pañales guayucos como las bicicletas atómicas no se pudieron convertir en una alternativa de fabricación nacional para la población venezolana? ¿Ineficiencia? Sería bueno que esta burocracia en vez de estar buscando tanto fantasma por ahí nos empiece a explicar estos detalles, ya que en estos espacios se ha debido invertir una buena cantidad de recursos, lo cual sería lamentable que esas inversiones se hayan perdido y, de ser así, quiénes fueron los responsables para que paguen por toda su ineficiencia.

¿Qué pasó con la industria de vehículos Venirauto? Porque resulta tan complicado conseguir un vehículo de estos, cuando el gobierno, en una visión estratégica, desde la inauguración de esta planta ha debido con el tiempo desarrollarla para ampliar su capacidad de producción. En conclusión, la doble moral y la falsedad, es la que caracteriza a estos dirigentes que pretenden que el pueblo sea sumiso ante la actual situación denigrante en la que nos han sumergido. En dónde el pueblo para hacer algo tan básico como el mercado, debe humillarse a largas horas de cola y contar con la suerte que cuando toque su turno logres conseguir el producto que necesitas, mientras estos revolucionarios de pura boca andan haciendo o mandan a hacer sus mercaditos a islas del Caribe como Curazao o Aruba.

Por otro lado, se muestras muy caritativos con sus programas de comercialización de productos como: Venezuela Productiva, Venezuela Productiva Automotriz y mi Casa Bien Equipada, que para nadie es un secreto que más fácil resulta sacarse la lotería que poder adquirir, por los canales regulares, un producto de estos. Recuerdo cuando los voceros “rojos rojitos” criticaron las mafias dentro de los concesionarios de carros privados, en dónde si no dabas la “vacuna”, es decir, un pago extra al costo del vehículo quedabas de último en la lista que manejaban los vendedores. Ahora, ¿No es lo mismo que viene ocurriendo en estos programas de venta que maneja el gobierno central?, es decir, si quieres un carro de Venezuela Productiva Automotriz tienes que bajarte con la famosa vacuna, en su mayoría un negocio manejado por militares, que son los que tienen mayor acceso a estos vehículos, pero lo mismo ocurre si quieres conseguir un electrodoméstico de mi casa bien equipada o un aparato tecnológico (computadora, teléfono móvil, Tablet o laptop) que ofrece el programa Venezuela Productiva.

Compas los hechos hablan por sí solos, la hipocresía se ha apoderado de estos gobernantes, los que prometieron acabar con los vicios de la IV República, pero resulta que el poder y el capital se impuso sobre sus ideas y más bien perfeccionaron todas esas sucias prácticas que en algún momento cuestionaron. Sin embargo, todo no está perdido pero será fundamental que el despertar siga creciendo, teniendo en cuenta que la revolución nos pertenece y que la transformación de este modelo rentista-capitalista es necesario para salir no sólo de la crisis actual sino para poder vencer y conseguir la liberación.

Ramón Álvarez
alvarezramon7010@gmail.com
http://www.aporrea.org/actualidad/a211841.html

+Comentarios+

  1. JESUS RAFAEL GENER

    PURA MUELA. Y LOS BACHAQUEROS HACIENDO NEGOCIOS. GENER

  2. JESUS RAFAEL GENER

    PURA MUELA. Y LOS BACHAQUEROS HACIENDO NEGOCIOS. GENER

Dejar un comentario

Tu correo no será mostrado

Tu nombre (required)

Correo (required)

Asunto